Sin comentarios aún

Dios obra por senderos misteriosos.

No se han dado cuenta que las cosas muchas veces en la vida no están completas?.

No le ah pasado que se encuentra sentado en un restaurante de comida, donde las personas están dialogando, los empleados concentrados fuertemente en ejerce correctamente su responsabilidad y el ambiente se encuentra totalmente lleno de ruidos, risas, charlas, sonidos y hay estas tu escuchando con tus audífonos favoritos una adoración hacia el señor, mientras usas tu laptop y celular en una noche tipica, pero de repente todo cambia a tu alrededor, no mas ruidos y charlas ni risas, solo escuchas la música con la esperanza de poder hundir tus pensamiento que te agobian y molestan constantemente porque no sabes como resolver las situaciones que son las causante de esos pensares dicifiles y es entonces cuando sientes fuertemente la presencia del señor en ti, no lo puedes creer y tampoco soportar, luchas en tu interior por no mostrar las lagrimas que quieren salir de tus ojos por la fuerte presencia del señor en tu corazón que está clamando desesperadamente hacia al señor y dentro de ese clamor a toda fuerza se esconde sumisamente una peticion de ayuda porque en tu interior sabes que hasta en la más ultima parte de ti que ya no puedes mas.

y hay estas en medio de un restaurante mientras que para todo el mundo esta pasando una noche normal, dentro de ti están pasando sucesos totalmente diferentes, el señor esta ministrando a tu vida y aun cuando te quieres resistir las lagrimas finamente logran escapar de tus ojos, pero eso ya no te preocupa así que bajas tú cabeza y solamente te quedas hay sintiendo el amor del señor que en medio del lugar que menos pensabas te dice que te ama, que siempre ah estado contigo y que no importa donde esté ni cuando el siempre estará hay cuando abrimos nuestro corazón a él, y ya para cuando te vienes a dar cuenta los pensamientos que te redeaban ya no están en tu mente, solo sientes un amor inmenso de tu padre.

Dios obra por senderos misteriosos…

by: jeremias moncion



Publicar un comentario